El chismoseo es molesto.

Es perturbador.

Insignificante.

Es una pérdida de tiempo y te pone de mal humor.

buenas relaciones en clase

Es algo que pensamos que los estudiantes hacen para llamar la atención o meter a otros en problemas.

Cuando nos vienen con un chisme, los callamos y los mandamos de vuelta a su lugar.

Les decimos que se ocupen de sí mismos y que no se metan en los asuntos que no les corresponden.

Tratamos de convencerlos para que dejen de hacerlo o incluso lo prohibimos dentro de nuestra clase.

Pero hacer esto, es un error.

Es un error porque el chismoseo, especialmente si sucede frecuentemente, es un signo de que nuestra clase está mal manejada. He aquí el por que:

 

 

Revela inconsistencia

Los estudiantes chismosean cuando sienten que su derecho de aprender y disfrutar de la escuela está siendo pisoteado. Se frustran con interrupciones o compañeros de clase que no siguen las reglas como ellos lo hacen.

Se sienten frustrados con su profesor, quien promete tomar medidas con los estudiantes que se comportan mal, pero quien no siempre lo cumple.

Así que en lugar de tomar el asunto en sus propias manos, intentan hacer lo correcto.

Se te acercan para que seas tú quien se haga cargo del problema por ellos. Ellos se te acercan para hacerte responsable de hacer cumplir las reglas de la clase.

Muestra desatención

El chismoseo es derivado de un profesor que no presta suficiente atención. Es el resultado de un maestro demasiado ocupado como para observar con atención.

La observación en una característica de enseñanza excepcional, no sólo porque te permite aprender acerca de tus estudiantes a profundidad y modificar tus formas de trabajo, sino porque te permite implementar correctamente y de forma consistente el manejo de tu clase.

También envía el mensaje de que estás observándolos, que no te has quedado dormido al volante, y que las reglas y procesos que sirven para proteger el aprendizaje, tienen que ser cumplidos por todos los estudiantes.

Muestra confusión

Si los estudiantes no tienen claro lo que se espera de ellos, si no tienen claro qué comportamientos no son aceptables dentro de tu clase, entonces el chismoseo será el resultado.

buenas relaciones en clase1

Cuando los estudiantes se acercan a un maestro para chismosearle, es una su forma de preguntar: ¿esto es romper las reglas? O ¿debería este comportamiento rompe las reglas?, y si es así, ¿por qué no está haciendo nada al respecto?

Esto subraya la importancia de enseñar a los estudiantes lo que se permite o no dentro de tu clase y cómo funciona, para que no tengan ni dudas, ni malentendidos.

No son ellos, eres tú

Los maestros tienden a tachar el chismoseo como un intento de llamar la atención.

Y, aunque es verdad que algunos alumnos tienden más que otros al chismoseo, la mayor parte de este comportamiento es el resultado de que los alumnos se sienten frustrados contigo.

Están exponiendo una debilidad en tu enseñanza y te están ofreciendo una señal muy clara de que necesitas afianzar una o más de las áreas mencionadas arriba.

Tú mejor respuesta ante un alumno que te está chismoseando, es simplemente: Gracias por hacérmelo saber. Te prometo que me haré cargo del asunto. Luego ocúpate.

Haz lo que les prometiste el primer día de clases y toma medidas con tus estudiantes cada vez que rompan los límites que estableciste durante la primera semana.

Cumple con tu compromiso de mantenerlos a salvo de perturbaciones, interrupciones, bullying, etc.

Aclárales detalladamente lo que está bien y lo que no.

Permaneces atento y vigilante y defiende el amor por aprender y ser un miembro de tu clase.

De este modo eliminarás el chismoseo de tu clase.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *